Los cuencos tibetanos. Sonidos que resuenan.

https://pixabay.com/en/singing-bowls-singing-bowl-massage-1615498/

Existen diferentes versiones sobre quienes y porqué empezaron a fabricar los llamados y ya tan conocidos “cuencos cantores tibetanos”. No se sabe si fueron los mismos monjes budistas, los shamanes nómadas, los herreros del metal…, y si los cuencos se utilizaban como recipiente para comer, para sacrificios u ofrendas…

Pero la mayoría de fuentes indican que son originarios de la cultura Pre Budista Chamanica Bön Po, de los Himalayas, y lo que sí sabemos con seguridad, es que antiguamente se fabricaban martillando a mano el cuenco y aleando siete metales (oro, plata, mercurio, cobre, hierro, estaño y plomo), los cuales, parece ser que se relacionaban con el Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, respectivamente.


Photo credit: kendrickhang via Visual hunt / CC BY-ND

En los años sesenta, los cuencos empezaron a difundirse por occidente y hoy en día se fabrican y se encuentran por todo el mundo. Aunque normalmente se siguen forjando artesanalmente, se fabrican con diferentes aleaciones de metales y las técnicas modernas no logran reproducir la sonoridad de los cuencos antiguos.

 

Sus sonidos

El sonido de los cuencos, sus armónicos y su vibración, tienen una gran capacidad para penetrar en los cuerpos y las mentes de los oyentes afectando profundamente física, emocional, energética y espiritualmente.

El sonido de los cuencos influye en nuestras ondas cerebrales emitiendo un modelo de onda alfa, que nos permite una sensación de relajación y renovación. Así pues, facilita que entremos en diferentes estados de consciencia y que viajemos a lo más profundo de nuestro ser.

Photo credit: DAN MOI – World Music Instruments via VisualHunt.com / CC BY-SA

Una de las características de su sonido es que es muy rico en armónicos (y tienen la peculiaridad de producir diferentes sonidos a la vez). En general, podríamos decir que cada sonido está formado por un sonido fundamental y otros más agudos y graves que se desprenden del mismo y guardan relación con él. Pero normalmente es muy difícil percibir estos sonidos armónicos (y muchos de ellos, además, no los podemos captar auditivamente, aunque también nos afecten e influyan).

Sin embargo, los cuencos, no solo son muy ricos en armónicos, sino que además, estos son intensos, de larga duración y muchos suenan al mismo volumen que el sonido fundamental o dominante. Por lo tanto, nos permite percibir diferentes sonidos al mismo tiempo y que resonemos con ellos.

Cómo hacerlos sonar?

Photo credit: Austin Villages via Visual Hunt / CC BY-ND

Los cuencos se pueden golpear, tañer como campanas y frotar su borde circular con una baqueta produciendo un sonido continuo, suave y aterciopelado. También se utilizan técnicas tales como que el mismo ejecutante utilice la boca como caja de resonancia o por ejemplo, introduciendo una pequeña cantidad de agua en el interior del cuenco e ir cambiando su inclinación. Dependiendo del modo de ejecutarlo (de la presión que se ejerza con la baqueta, la velocidad, los puntos de contacto, etc.), se producirá un sonido u otro. Pero el sonido también será diferente dependiendo del tamaño del cuenco (cuanto más pequeño, más agudo), de su grosor, de los metales de los que se componga, del tipo de madera de las baquetas, etc.

Photo credit: Austin Villages via Visual hunt / CC BY-ND

Para qué se utilizan?

Hoy en día, los cuencos son ya un instrumento muy conocido y se emplean para numerosos fines en todo el mundo, dentro y fuera de contextos religiosos.

https://pixabay.com/en/wellness-massage-sound-massage-285588/

Algunas de las aplicaciones más extendidas son: ayudar a equilibrar los chakras (ya que a través del sonido y las vibraciones, las ondas producidas por los sonidos armónicos llegan hasta donde existe un bloqueo y por resonancia o simpatía, la energía se realinea y se libera), meditar (ya que como ya hemos apuntado, sus sonidos modifican nuestras ondas cerebrales) y para realizar masajes sonoros (colocándolos cerca o encima del cuerpo del cliente o paciente, y ejecutando los cuencos de tal manera que el terapeuta dirija la energía del sonido hacia donde el cuerpo la necesita, haciendo que la vibraciones se transmitan en el cuerpo por el principio de resonancia y así modificar las frecuencias alteradas y corregir ciertos desequilibrios).

Photo credit: ze1 via Visual Hunt / CC BY-NC-SA

Por otra parte, en Alemania, por ejemplo, está muy extendida la terapia con cuencos tibetanos por parte de psiquiatras, fisioterapeutas, musicoterapeutas y neurólogos como una herramienta más dentro del tratamiento para la rehabilitación de sus pacientes. En algunos hospitales se utiliza en pacientes que han sufrido accidentes o problemas cerebro vasculares, en cirugías neurológicas, en pacientes que dependen de un respirador artificial, en oncología, para la relajación muscular, eliminar inflamaciones, tratar estados de ansiedad, depresión, hiperactividad…, y para aliviar el sufrimiento y el dolor. Afortunadamente, cada vez se investiga más acerca de los efectos, aplicaciones y beneficios de los cuencos desde diferentes disciplinas.

Precauciones

El uso de los cuencos puede estar vinculado con prácticas no reguladas y no profesionales. En algunos casos puede resultar perjudicial (en mujeres embarazadas, personas con marcapasos, en ciertas patologías o enfermedades mentales, en condiciones inflamatorias agudas, con niños, etc.). La aplicación de los sonidos del cuenco debe ir de la mano de un sonoterapeuta cualificado.

Si queréis ver una demostración de los sonidos de los cuencos del maestro Marc Handler, podéis ver el siguiente vídeo. (Para una mejor experiencia es recomendable escucharlo con unos auriculares o altavoces de calidad).

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *